¿Se puede aprender con un vaso de agua?

¿Se puede aprender con un vaso de agua?

LA ENSEÑANZA DEL VASO DE AGUA

Una psicóloga en una sesión grupal levantó un vaso de agua y, dirigiéndose a los presentes que, calculadores, ya buscaban respuesta previsible a la pregunta: ¿Estará medio lleno o medio vacío?

Sin embargo, por sorpresa, ella preguntó: ¿Cuánto creéis que pesa este vaso? Las respuestas numéricas variaron entre los asistentes para ver quién se aproximaba con mayor exactitud, pero la psicóloga respondió de repente: «El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, posiblemente me dolerá el brazo; con certeza, si lo sostengo un día entero, mi brazo se entumecerá y paralizará». Agregó: «El peso del brazo no cambia, pero cuánto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve. Y continuó: «Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no pasa nada, Si piensas un poco más, empiezan a doler, y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada por solucionarlas.»

De este relato, extraemos una sabia conclusión para nuestra vida diaria:

¡Acuérdate siempre de soltar el vaso de agua a tiempo!

Consíguelo aquí!