Con el calor hidrátate todo el día.

Una sobrecarga de calor en el cuerpo, produce desde calambres, agotamiento y síncope. Por eso hidrátate a cualquier hora del día.

Con el verano las temperaturas tienden a dispararse y el calor comienza a causar estragos en los humanos.

Los síntomas más comunes de los trastornos del calor son:

  • Debilidad.
  • Sensación de mareo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor de cabeza.
  • Calambres.
  • Incoordinación muscular.
  • Alteración del nivel de conciencia.

La mortalidad por golpe de calor es elevada, y los supervivientes presentan diferentes secuelas neurológicas.

Por ello lo mejor es la prevención para prevenir el daño como:

  1. Hidrátate durante todo el día. No esperes a tener sed.
  2. Bebe antes, durante y después del ejercicio físico.
  3. Evita la ingesta de bebidas alcohólicas.
  4. Protégete del sol, ya que las quemaduras solares dificultan la disipación de calor. Utiliza cada 4 horas protector solar factor 50 ó más.
  5. Evita la exposición al sol y el ejercicio físico en las horas centrales del día.
  6. Reduce la actividad física si la temperatura y la humedad son elevadas.
  7. Utiliza ropa ligera, de colores claros y holgada, adecuada a la temperatura en verano.
  8. No abrigar en exceso a los niños durante la época de calor.
  9. Ventila la oficina y/o vivienda en las horas más frescas del día.

¡Hidrátate! Equanum te suministra tu Dispensador de agua.